domingo, 15 de enero de 2017

Mermelada de frambuesa, ¡en sólo unos minutos!

Foto: Pilar Larralde Armas

Una mermelada con sabor a verano. 
Había comprado frambuesas para el postre de Navidad y me sobraron -bueno, en realidad compré ¨demás¨ para aprovechar y hacer también otras preparaciones-, asique se me ocurrió hacer una mermelada, que ya me había quedado sin frascos.
La receta es una de las más fáciles y rápidas de hacer dentro de las mermeladas. No se necesita reposar ni nada por el estilo, se hace en unos minutos y rinde un montón, yo con un poco más de un kilo de fruta hice 5 frascos y medio de mermelada, y ahora tengo bastante para los meses siguientes. Porque siempre es mejor la mermelada casera!

Foto: Pilar Larralde Armas


Mermelada de frambuesa
(Fuente: Rachen Saunders.The Blue Chair Jam Cookbook)

rinde 5 frascos y medio, dependiendo del tamaño de los mismos

1,350 kgr. de frambuesas
1,350 kgr. de azúcar
jugo de 1 limón (la receta original no lo pedía, pero a mí me pareció una buena idea agregarlo a la mermelada)

-Poner un plato en el freezer y reservar.
-Poner 900 grs. de frambuesas en una olla de fondo grueso con el azúcar y y el jugo de limón y mezclar. Llevar a fuego medio y cocinar,  mezclando y aplastando las frambuesas con un pisa-puré, hasta que los jugos de la fruta empiecen a salír. Tan pronto como el azúcar se disuelva, subír el fuego a máximo y continuar cocinando de vez en cuando, hasta que la preparación empiece a hervír. Una vez que empiece a hervír, cocinar 12 minutos exactos sin dejar de mezclar. Si no les gusta las semillas en la mermelada, éste es el momento para colar la misma sobre un bowl, y luego pasar la preparación a la olla donde estábamos cocinando el dulce. Pasados los 12 minutos, agregar las frambuesas de golpe ; cocinar mezclando suavemente para no romper las frambuesas, hasta que las mismas estén translúcidas pero aún mantienen su forma, de 1 a 3 minutos más.
-Retirar el plato del freezer y colocar una cucharada de mermelada: pasar un dedo por el medio de la preparación, si se forma un zurco es que ya está lista. Sino, cocinar de a 1 a 3 minutos más y hacer de nuevo la prueba del plato (que tiene que estar guardado en el freezer).
Van a ver que la preparación va a estar líquida, pero está bien así, ya que cuando se enfríe por completo va a tomar más cuerpo. De todas maneras, resultará una mermelada ¨blandita¨, corrediza, asique si son de los que les gustan las mermeladas más espesas, simplemente cocínenlas unos 15 minutos más aproximadamente, aunque eso sí, la receta no rendirá tantos frascos...
-Una vez que la mermelada está lista, guardarla en frascos previamente esterilizados y luego pasteurizarlos.

Nota: Se conserva durante 1 año en un lugar seco y oscuro. Una vez abierto el frasco, conservar en la heladera por 15 días.

miércoles, 11 de enero de 2017

Paletas de coco

Foto: Pilar Larralde Armas


Una receta perfecta para empezar el año, ideal para estos días de calor. 
Como mi mamá se fue de vacaciones a Brasil, le dije que cuando volviera me trajera leche de coco, es que hallá es un ingrediente muy común y fácil de conseguir, no como acá en Argentina. Ya tengo varias recetas pensadas para hacer con este ingrediente (jejej), pero la primera que quería probar sin lugar a dudas era ésta, un helado casero de coco, en palitos (aunque también se lo podés hacer en un recipiente, claro), ya que es uno de mis sabores preferidos a la hora de elegir cuando voy a la heladería. 
La receta no puede ser más fácil, sólo mezclar los ingredientes, poner la preparación en los moldes, llevarlos al freezer....y listo! Ya tenés unos deliciosos palitos de helado casero de coco para refrescarte, y que además, parecen de heladería de lo rico que son!


Foto: Pilar Larralde Armas

Paletas de coco
(Fuente: Fany Gerson. Paletas)

rinde 13 paletas  aproximadamente, dependiendo del tamaño

400 c.c. de leche de coco (si no la conseguìs o està muy cara, en la web hay varias recetas para hacerla uno mismo)
1 lata de leche condensada
150 c.c. de crema de leche
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
3/4 taza de coco rallado tostado

-Poner todos los ingredientes en un bowl y mezclar con un batidor de alambre hasta integrar.
-Llenar con la preparación moldes para helado y llevar al freezer por 5 horas. Y listo, ya se pueden consumir!

jueves, 8 de diciembre de 2016

Chutney de cebollas moradas caramelizadas

Foto: Pilar Larralde Armas

Estamos en pleno diciembre, los días de intenso calor ya se están haciendo notar y la Navidad ya casi a la vuelta de la esquina, como se dice comúnmente, asique ya estoy pensando qué cocinar para esa fecha. Para variar un poco las recetas del blog y cortar con tanto azúcar, hoy publico esta receta de esta deliciosa conserva.
Según el país, se denomina chutney a dos preparaciones distintas. En la India es una mezcla de especias, y en Inglaterra una conserva agridulce que lleva cebolla y vinagre entre sus principales ingredientes, y es la receta que publico hoy. Algunas recetas más complejas, con más ingredientes, tienen también  frutas como manzanas, peras, mangos... 


Foto: Pilar Larralde Armas
Es ideal para comerlo acompañando un cerdo o un pavo (perfecto para Navidad), o también como tentempié antes de la cena, con un queso, pan o galletitas saladas. 
La receta no es difícil de hacer, pero una vez terminada hay que dejarla estacionar aproximadamente 1 mes antes de consumirla, para que todos sus sabores se acentúen. Es una delicia!

Foto: Pilar Larralde Armas

Chutney de cebollas moradas caramelizadas
(Fuente: levemente adapatada a partír de una receta de Fraser Doherty en BBC Good Food)

rinde dos frascos

1 kgr. de cebollas moradas (también se puede hacer con cebolla ¨común¨)
25 ml. de aceite de oliva
150 ml. de aceto balsámico
150 ml. de vinagre de vino tinto
200 grs. de azúcar orgánica

-Pelar las cebollas, cortarlas por la mitad y luego en juliana. Ponerlas en un bowl y reservar.
-Calentar a fuego mínimo una olla de fondo grueso junto con el aceite de oliva.
-Agregar las cebollas y cocinar tapadas siempre a fuego mínimo por 20 aprox., o hasta que estén bien tiernas. 


Foto: Pilar Larralde Armas
Foto: Pilar Larralde Armas
Foto: Pilar Larralde Armas

-Entonces agregar el aceto, el vinagre y el azúcar: mezclar y cocinar a fuego mínimo por 30 min. aprox., hasta que las cebollas esté oscuras y bien tiernas.


Foto: Pilar Larralde Armas

-Esperar 5 minutos y llenar frascos esterilizados y calientes con el chutney también caliente. Cerrar con las tapas, darlos vuelta por 5 minutos y volver a darlos vuelta. Dejar enfriar y dejar estacionar por 1 mes aproximadamente -para que se asienten los sabores-, en un lugar seco y oscuro.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Pancitos húngaros de páprika

Foto: Pilar Larralde Armas 

Estos pancitos los hice hoy al mediodía, mientras tenía en el horno una bondiola de-li-cio-sa, para acompañar la carne del almuerzo del domingo. Porque si se tiene el tiempo, es bueno hacer el pan uno mismo, y más si es saborizado.
La receta la saqué de un libro sobre recetas húngaras con levadura, y hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer estos pancitos, es que el pimentón o también llamado páprika en países como Hungría o Alemania (producto que se hace del secado y molido de varias variedades de pimientos rojos)- es uno de mis ingredientes preferidos dentro de la cocina salada, yo siempre lo uso cuando hago empanada gallega, o espolvoreado sobre papas fritas.

Foto: Pilar Larralde Armas

En la lista de ingredientes les paso la receta con los cambios que le hice -más que nada en cuanto a cantidad de ingredientes-, y entre paréntesis las cantidades tal cual están en la receta original. El motivo de esto es que los húngaros -y también los países del norte de Europa en general- utilizan mucha grasa, mucha manteca (mantequilla), crema.... yo creo que es debido a los fuertes inviernos que deben consumir comidas calóricas, y a nuestro gusto resultan un poco pesadas. La idea es tener unos pancitos saborizados livianos, perfectos para acompañar las comidas. Que los disfruten!

Foto: Pilar Larralde Armas

Pancitos húngaros de páprika

rinde 15 pancitos aproximadamente, dependiendo del tamaño

20 grs. de levadura fresca
2 cucharadas de leche tibia
400 grs. de harina 0000
1 cucharadita de sal
50 grs. de manteca (mantequilla) o margarina pomada (la receta pedía 250 grs.)
100 grs. de crema de leche (la receta pedía 150 gr.)
1 cucharadita de páprika dulce
100 grs. de un queso duro rallado, como cheddar o parmesano
1 yema
1 cucharadita de jugo de limón


1 huevo batido con un chorrito de aceite y 1/2 cucharadita de páprika, para pincelar los pancitos 

-Disolver la levadura fresca en la leche tibia con la pizca de azúcar. Cubrir con papel film o un repasador, y dejar 5 minutos en u lugar tibio -no caliente- por 5 minutos, hasta que comience a burbujear.
-En un bowl grande, mezclar la manteca (mantequilla) o la margarina junto con la harina hasta formar un arenado. Agregar la mezcla de levadura, la yema, la crema de leche, el jugo de limón, el queso rallado,el páprika y la sal, mezclando con las manos hasta formar un bollo.
-Pasar la masa a una mesa enharinada y amasar durante 5 minutos, hasta formar un bollo liso y homogéneo. Poner la masa en un bowl limpio pero enharinado, y tapar con papel film o un repasador. Dejar leudar en un lugar tibio -no caliente-  hasta que duplique su tamaño, alrededor de 1 hora.
-Encender el horno a 180°c.
-Retirar la masa del bowl y ponerla en la mesa ligeramente enharinada: desgasificarla con las manos y luego estirarla con la ayuda de de un palo de amasar hasta 1 cm. de espesor. Con una cuchilla bien afilada formar líneas entrecruzadas para hacer un ¨dibujo¨, teniendo cuidado que las líneas no sean profundas sino superficiales. Entonces con un cortante redondo cortar los pancitos e ir poniéndolos sobre unas placas previamente cubiertas con papel manteca, separados entre sí porque después van a crecer y necesitan espacio. Con la masa sobrante juntarla, dejarla descansar 5 minutos, y repetir la operación de estirar, formar el dibujo y cortar los panes.
-Pincelar los panes con la mezcla de huevo y páprika y dejar leudar nuevamente, esta vez por 30 minutos.
-Hornear por 30-35 minutos, hasta que estén dorados
-Retirar del horno. Se pueden comer tanto tibios como fríos.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Galletitas de avena y pasas

Foto: Pilar Larralde Armas

Hoy, una de las tantas recetas de galletitas que tengo pendiente de publicar.



Foto: Pilar Larralde Armas

Las galletitas de avena y pasas son un clásico de toda la vida. Y super fáciles de hacer. Crujientes por fuera y tiernas por dentro, son ideales para tomar junto con un vaso de leche, para la hora de la merienda. Que las disfruten!


Foto: Pilar Larralde Armas

Galletitas de avena y pasas
(Fuente: Betty Crocker´s Cooky Book)

rinde 40 galletitas, aproximadamente

1/2 taza de pasas de uva

100 c.c. de agua
90 grs. de manteca (mantequilla)pomada
150 grs. de azucar
1 huevo
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
150 grs. de harina 0000
1/4 cucharadita de polvo de hornear (royal)
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de nuez moscada
1 taza de avena
1/4 taza de nueces picadas 

-Poner en una ollita las pasas de uva junto con el agua, y cocinar a fuego bajo hasta que las pasas estén blandas, entre 20-30 minutos. Colar las pasas y reservarlas en un bowl. Poner el agua de la cocción de las pasas en un vaso y agregar agua lo suficiente para llenar a la mitad el vaso. 
-Encender el horno a 200°c (un horno fuerte).
-Cubrir con papel manteca dos fuentes para horno. Reservar.
-Batir la manteca (mantequilla) con el azucar, el huevo y la vainilla hasta formar una crema, alrededor de 5 minutos. Agregar el agua de la cocción de las pasas. Agregar los ingredientes secos y batir hasta unir. Por último, incorporar las pasas y las nueces y mezclar con una espátula.
-Tomar cucharadas de la masa e ir poniéndola sobre las bandejas, separadas entre sí porque van a crecer en el horno. Llevarlas al freezer por 20 minutos, y luego aplastarlas levemente con una cuchara o la base de un vaso espolvoreada con harina para que no se pegue. 
-Levar las bandejas diréctamente del freezer al horno y cocinar las galletas unos 10 minutos, hasta que estén doradas. Retirar del horno,esperar 5 minutos, y luego ir colocandolas despacio sobre una rejilla para que se terminen de enfriar.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Galletas digestive de chocolate

Foto: Pilar Larralde Armas


No sé qué me pasa últimamente con las galletitas, pero es que estoy haciendo un montón! Pruebo recetas con distitnos ingredientes, tradicionales en ciertos países.... tengo una pila de recetas para compartirles en el blog. Será que son fáciles de hacer, se puede jugar mucho con los sabores y son prácticas para llevarlas donde sea.
Las galletas digestive son un clásico dentro de la pastelería británica, y tienen su origen en avisos publicitarios de 1876. La galleta tradicional lleva harina integral y en algunas ocasiones avena, además de bicarbonato de sodio, éste último ingrediente es lo que les el nombre de digestive (digestivas), ya que antiguamente se creía que daba propiedades antiásidas. Son super crujientes, de una textura arenosa, además de que no son excesivamente dulces, lo que hace que las versiones con chocolate se complementen bien los ingredientes. 


Foto: Pilar Larralde Armas

Galletas digestive de chocolate
(Fuente: Annie Rigg. Great British Bake Off. Bake it better. N°2. Biscuits)

rinde 46 galletitas chicas aproximadamente

175 grs. de harina integral
100 grs. de avena
75 grs. de harina 0000
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
200 grs. de manteca (mantequilla) pomada, cortada en cubos
80 grs. de azúcar orgánico
3 cucharadas de leche

baño de chocolate con leche para decorar, cantidad necesaria

-Poner en un bowl la harina integral, la avena,la harina 0000, la s al y el bicarbonato de sodio; mezclar, agregar la manteca (mantequilla) y batir con una batidora eléctrica sólo unos segundos, hasta formar un arenado. Agregar el azúcar orgánico y la leche, y batir sólo unos segundos: verán que si toman un poco de la preparación y la aplastan con las manos, forman una masa. Entonces poner toda la masa sobre una hoja de papel film aplastándola con las manos formando un bollo, cubrirla con papel film y llevarla a la heladera por 30 minutos.
-Cubrír con papel manteca dos bandejas para horno. Reservar.
-Retirar la masa de la heladera,estirarla con un palote sobre una mesa ligeramente enharinada, cortar las galletas con un cortante redondo e ir poniéndolas separadas entre sí sobre las bandejas. Con la masa sobrante, aplastarla sobre sí y estirarla, pero nunca amasarla porque sino las galletas resultarán duras y no crujientes. Pincharlas con un tenedor y poner las bandejas en el freezer por 15 minutos.
-Mientras tanto, encender el horno a 180°c.
-Cocinar las galletas alrededor de 10 minutos, hasta que estén ligeramente doradas. Retirarlas del horno, y esperar 10 minutos para despegarlas cuidadosamente de las bandejas y colocarlas sobre una rejilla para que terminen de enfriar.
-Una vez frías, decorarlas con el chocolate con leche derretido y dejar que se seque para poder consumirlas.

domingo, 30 de octubre de 2016

Mermelada de frutilla y naranja

Foto: Pilar Larralde Armas

Las mermeladas son ideales para preservar lo mejor de las frutas de estación, que es cuando están en su mejor punto, y como ahora las frutillas están grandes, rojas, dulces...¿qué mejor que hacer mermelada, para prolongar su durabilidad y así disfrutarlas durante más tiempo ?


Foto: Pilar Larralde Armas


Para no hacer la clásica mermelada de frutilla y variar un poco, buscando recetas encontré ésta en un libro que siempre me ha dado muy buenos resultados. A medio camino entre una mermelada y una jalea -se cocinan un jugo casero de frutilla con las cáscaras de naranja-, es relativamente sencilla de hacer, pero como éste tipo de preparaciones lleva tiempo, pero bueno, sólo hay que hay planificar bien el tiempo para así poder disfrutar de esta deliciosa mermelada casera, y así tener el sabor del verano más hallá de la temporada.


Foto: Pilar Larralde Armas

Mermelada de frutilla y naranja

(Fuente: Rachen Saunders.The Blue Chair Jam Cookbook)

rinde 2 frascos y medio


1 kgr. de frutillas
3 naranjas
1,180 grs. de azúcar
60/110 grs. de jugo de limón

DÍA 1
-Primero, hay que preparar el jugo casero de frutilla. Para ello, lavar bien las frutillas, quitarles la hoja y ponerlas en una olla, agregar suficiente agua sólo hasta que las cubra y llevarlas a fuego fuerte hasta que empiecen a hervir. Cuando hierva, bajar el fuego y cocinar hasta que las frutillas adquieran una tonalidad oscura y el líquido una consistencia de almíbar, entre 1 hora, 1 hora y media.
-Colar el jugo de frutilla poniendo la mezcla en una colador sobre un tupper grande, tapar bien con papel film y llevar a la heladera durante toda la noche, para que drene.

-Mientras las frutillas se cocinan, lavar las naranjas, cortarlas por la mitad y cada mitad en otra mitad; quitar la pulpa y hacerla a un lado, desechando las semillas. Cortar los cuartos de naranjas en tiras lo más finas posibles y ponerlas en un recipiente, cubrir las mismas con apenas agua (la suficiente para que las cubra), agregar la pulpa de naranja licuada, mezclar, tapar el recipiente con papel film y dejar toda la noche a temperatura ambiente.


DÍA 2

-Poner cinco cucharas de metal en un recipiente y llevarlas al freezer. Reservar.
-Pasar la mezcla de naranjas a una olla de fondo grueso y cocinar a fuego alta hasta que hierva; una vez la preparación hirvió, bajar el fuego a mínimo y cocinar 30-60 minutos mezclando cada tanto, hasta que las tiras de naranjas estén muy tiernas. Si hiciera falta agregar agua, hacerlo (las tiras de naranja deben quedar suspendidas en el líquido durante el proceso de cocción.
-Mientras que las tiras de naranjas se cocinan, quitar el papel film del recipiente donde están las frutillas y su jugo y descartar las frutillas. Colar bien el jugo de frutilla para descartar cualquier sólido que halla quedado.
-Cuando las naranjas hallan llegado a su punto, agregar el jugo de frutilla, el azúcar y 60 grs. de jugo de limón. Mezclar y probar con una cucharita; se tiene que sentir un leve sabor a limón, si hiciera falta más, agregar hasta 50 grs. más de jugo de limón.
-Llevar la preparación anterior a hervor a fuego alto. Seguir cocinando la mermelada a temperatura alta alrededor de 35 minutos -aunque puede llevar más tiempo, dependiendo del tipo olla y tamaño que estés utilizando-. Cuando empiece a burbujear y a formarse una espuma, mezclar suavemente la preparación de tanto en tanto (no antes). Cuando esté cerca de llegar a su punto, mezclar cada 1 minuto para prevenir que se queme la mermelada, bajando el fuego un poco. La mermelada está lista para probar su punto cuando adquiere una tonalidad oscura y su burbujeo empieza a ser pequeño.
-Para probar el punto de la mermelada, hacer a un lado la olla, retirar una de las cucharas del freezer y llenar media cuchara de mermelada: tiene que tener pequeñas burbujas. Llevar la cuchara con mermelada al freezer por 3/4 minutos. Retirarla del freezer y ponerla vertical para ver si la mermelada corre, si se desliza. Si no lo hace, y si su superficie adquiera una ¨película¨, es que está lista, y si se desliza, cocinar unos minutos más mezclando un poco hasta que esté lista y hacer el test de la cuchara nuevamente hasta que tenga el punto deseado.
-Cuando la mermelada esté lista, apagar el fuego y no mezclar. Retirar cualquier espuma con una espumadera -valga la redundancia-. 
-Esperar 5 minutos a que la mermelada asiente y envasarla aún caliente en frascos previamente esterilizados. Por último,  pasteurizar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...